ÚLTIMAS ENTRADAS PUBLICADAS

viernes, 28 de abril de 2017

La vida no es justa

Fuente: "No te ahogues en un vaso de agua" de Richard Carlson.


La vida ni es justa ni lo será. Uno de los errores que muchos cometemos es que sentimos lástima de nosotros mismos, o por otros, al pensar que la vida debería ser justa, o que algún día llegará a serlo. La lástima es una emoción derrotista que no beneficia a nadie.

Reconocer que la vida no es justa puede resultar muy liberador, pues, cuando lo hacemos, lo que sentimos por nosotros mismos y por los demás es compasión, una emoción profunda que transmite afecto y bondad a todas las personas que la sienten y nos impulsa a hacer las cosas todo lo mejor que podamos con lo que tenemos.

Reconocer que la vida no es justa nos recuerda que a cada uno se le reparten cartas diferentes, y que la naturaleza y las circunstancias de cada cual son distintas. Nos ayuda a enfrentarnos a nuestros propios conflictos personales en los momentos en los que nos sentimos injustamente tratados o a las difíciles decisiones que hemos de tomar acerca de a quién podemos ayudar y a quién no. Casi siempre nos hace regresar a la realidad y nos devuelve el equilibrio

El hecho de que la vida no sea justa no significa que no debamos hacer todo lo que esté en nuestro poder para mejorar nuestras existencias. Muy por el contrario, eso es lo que deberíamos hacer. Cuando dejemos de sentir lástima, tal vez deseemos hacer algo provechoso.

Por sí misma, la vida no tiene por qué ser perfecta; que lo sea o no, depende únicamente de nosotros.


OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


domingo, 23 de abril de 2017

Cuestión de actitud

Los vendedores de zapatos


El director de una fábrica de zapatos, buscando nuevas oportunidades de hacer negocio, envió a dos de sus empleados del departamento de ventas a sendos países africanos para hacer un estudio de mercado.

El primer vendedor vio que todo el mundo iba descalzo y, al poco tiempo de llegar, mandó un telegrama a su jefe:

“Las perspectivas son malas. Todas las personas andan descalzas. Nadie utiliza zapatos. No hay mercado. Regreso en el próximo vuelo.”

El segundo vendedor se encontró con la misma situación, pero envió el siguiente telegrama a la empresa:

“Perspectivas fabulosas. Aquí nadie usa zapatos. Podemos venderle al país entero. No tenemos competencia. Necesitamos más vendedores”.

La misma realidad y el mismo análisis de la misma, provocan reacciones diferentes. Todo depende de la actitud de la persona que la aprecia.


ENTRADAS RELACIONADAS EN ESTE BLOG:

- El poder de la actitud

- La actitud positiva: el principio 90/10

- La botella medio vacía

OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


martes, 18 de abril de 2017

El elefante encadenado

Fuente: “Recuentos para Demián” de Jorge Bucay


« Cuando yo era chico me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales. También a mí como a otros, después me enteré, me llamaba la atención el elefante. Durante la función, la enorme bestia hacía despliegue de peso, tamaño y fuerza descomunal... pero después de su actuación y hasta un rato antes de volver al escenario, el elefante quedaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas a una pequeña estaca clavada en el suelo.

Sin embargo, la estaca era solo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en la tierra. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa me parecía obvio que ese animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su propia fuerza, podría, con facilidad, arrancar la estaca y huir.

El misterio es evidente: ¿Qué lo mantiene entonces?

¿Por qué no huye?

Cuando tenía cinco o seis años, yo todavía confiaba en la sabiduría de los grandes. Pregunté entonces a algún maestro, a algún padre, o a algún tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado.

Hice entonces la pregunta obvia:

- Si está amaestrado ¿por qué lo encadenan?

No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente.

Con el tiempo me olvidé del misterio del elefante y la estaca... y solo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho la misma pregunta.

Hace algunos años descubrí que por suerte para mí alguien había sido lo bastante sabio como para encontrar la respuesta : el elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era muy, muy pequeño.

Cerré los ojos y me imaginé al pequeño recién nacido sujeto a la estaca.

Estoy seguro de que en aquel momento el elefantito empujó, jaló y sudó tratando de soltarse. Y a pesar de todo su esfuerzo no pudo.

La estaca era ciertamente muy fuerte para él.

Juraría que se durmió agotado y que al día siguiente volvió a probar, y también al otro y al que le seguía...

Hasta que un día, un terrible día para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino.

Este elefante enorme y poderoso, que vemos en el circo, no escapa porque cree -pobre- que no puede.

Él tiene registro y recuerdo de su impotencia, de aquella impotencia que sintió poco después de nacer.

Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese registro.

Jamás... jamás... intentó poner a prueba su fuerza otra vez.»

Todos somos un poco como ese elefante del circo: vamos por el mundo atados a cientos de estacas que nos restan libertad.  Vivimos creyendo que "no podemos" un montón de cosas porque alguna vez probamos y no pudimos. Grabamos en nuestra memoria el mensaje "No puedo y nunca podré", pero siempre nos queda la posibilidad de volver a intentarlo de nuevo poniendo todo el corazón.


ENTRADAS RELACIONADAS EN ESTE BLOG:

- La jaula interna
- Los muros mentales

OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


jueves, 13 de abril de 2017

Con la salvación a cuestas

La primera mitad de las vacaciones de Semana Santa, unos cuatro días, suelo ir a la playa buscando, sobre todo, descansar y recargar energía con esa terapia sanadora que recibo con tan solo ver el mar y respirar su aire.

Por las tardes, a veces, me acerco a la ciudad de Almería. El pasado lunes, fui a ver la salida de la procesión de Nuestro Padre Jesús de la Salud y Pasión, un Nazareno que, con la cruz a cuestas, cae por tercera vez.

Nuestro Padre Jesús de la Salud y Pasión (Almería)

Cada cual vive este tipo de manifestaciones a su manera y yo, a pesar de sus connotaciones religiosas, no las vivo desde el punto de vista espiritual. Sin embargo, disfruto de esta antigua tradición, que cada año acompaña al “estallido” de la primavera, de un pueblo al que siento que pertenezco porque en él están mis raíces.

Disfruto de la belleza, casi siempre barroca, de algunas de sus imágenes paseando por las calles, mecidas al compás de las marchas procesionales interpretadas por las bandas de música; del "quejío" de las saetas; de los relieves y esculturas de sus tronos dorados, plateados o tallados en nobles maderas; de los minuciosos trabajos de orfebrería de sus enseres; de las filigranas bordadas en sus terciopelos, sedas, rasos...; de los delicados encajes; de la explosión de aromas de sus adornos florales, de la cera ardiendo, del incienso… entremezclados con un aire que huele a lilas y azahar ; de las torrijas y de los dulces, herencia andalusí, hechos a base de almendras y miel… y, sobre todo, disfruto de la gente. Gente que se apasiona, que llora y que reza…

Pero vuelvo al lunes santo, a la puerta de la iglesia de Santa Teresa desde la que salen las imágenes de la Hermandad de Pasión de Almería. No me gustan las aglomeraciones, pero son inevitables. Son las seis y media de la tarde. Una joven, bien parecida, se abre paso a empellones entre la multitud llevando en una silleta de bebé a un niño de unos tres o cuatro años. No tardó en formarse un altercado: al parecer la joven, que estaba bebida, drogada, o ambas cosas, comienza a insultar a las personas que le impiden el paso. En un lamentable estado, coge a su hijo en brazos y algunas personas, temiendo por la seguridad del niño, la increpan para que lo suelte. Ya en el suelo, para nuestra sorpresa, el pequeño, que tiene un aspecto cuidado y saludable, empieza a “defender” a su madre, amenazándonos con su puño cerrado. Su gesto agresivo y desafiante acompaña a la expresión de odio de sus ojos.

Alguien ha avisado a la policía municipal. Acuden dos parejas y es entonces cuando el niño se abraza fuertemente a su madre y le dice, ¡sin una lágrima!, que está asustado…

En ese momento, Jesús, el Nazareno, atraviesa la puerta de la iglesia y sale a la calle. La emoción me embarga y sobrecoge. Ese niño y su madre han conmovido lo más profundo de mi alma desde donde aflora una ¿certeza? que Juan José Benítez expone en muchas de sus obras sobre Jesús de Nazaret:

Jesús no fue crucificado por nuestros pecados, no se encarnó en la Tierra para redimirnos. ¿Redimirnos o liberarnos por nuestros pecados contra Dios? Ofender al Padre desde los mundos del tiempo y del espacio es inviable. ¿De qué podría redimir el Hombre-Dios a un niño pequeño?

Se encarnó, entre otras razones, para borrar la oscuridad mental de un tiempo y de futuros tiempos y refrescarnos la memoria: Todos somos hijos de un mismo Dios, y por tanto, hermanos y hemos recibido el inviolable patrimonio de la inmortalidad, es decir, nacemos con la salvación. Dios es un Padre amoroso que no necesita leyes escritas, ni prohibiciones, ni castigos; que no lleva la cuenta de nuestras obras y al que podemos hablar de tú a tú. Nadie escapa al amor de Dios. Nadie puede ofender a Dios. Somos los humanos los que nos empeñamos en salvar y condenar…

…Y el Nazareno comienza su recorrido por las calles de Almería.


El Hijo del Hombre vivió su propia experiencia en el tiempo y el espacio, una experiencia única, irrepetible e intransferible (como todas). Fue Él quien seleccionó un territorio y una época concretos (como todos) y vivió conforme a esos parámetros terrenales. Como esa joven madre, como ese niño pequeño…

No debemos imitar a Jesús de Nazaret. Nosotros vivimos en otros tiempos y en otros escenarios. Debemos amarlo y aceptar la servidumbre de nuestro propio “contrato” , que no es poco…

Creo no haberlo mencionado. Como en muchas otras ocasiones, fui a Almería acompañando a mi marido que es un apasionado de las procesiones de Semana Santa. Él, dada su afición por los belenes y las procesiones, dice de sí mismo, con gran sentido del humor, ser tonto de “nacimiento” y tonto de “capirote”. Me gustaría mostraros las maquetas de tronos o pasos que ha hecho con diferentes escenas de la Pasión. La música del vídeo es la marcha procesional “Mi amargura” del granadino Víctor Ferrer.



OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


sábado, 8 de abril de 2017

El Dios de la materia

Fuentes: “El día del relámpago” de Juan José Benítez y “El silencio habla” de Eckhart Tolle.


En el libro “El día del relámpago” de Juan José Benítez, primero de los libros que constituirán el epílogo de la serie “Caballo de Troya”, se dice que, al igual que los humanos somos habitados por El “Padre Azul” (Dios), la materia está habitada por el Espíritu de la Verdad (otro Dios) que también se fragmenta, desciende y habita cada gramo de lo que vemos y de lo que no vemos.

Ese Dios, el Espíritu de la Verdad, al habitar la cosas y la naturaleza, está al corriente de todo: sabe de la tersura de la mar, de sus hijos más escondidos, del silencio congelado de los glaciares, del milagro de las cosechas, de los que reptan y de los que se mueven a la velocidad de la luz, del rocío en el que te bañas, de la dolorosa inmovilidad de las rocas, de las estrellas que mueren, de las fugaces…

El espíritu de la Verdad está en la hierba, las piedras solitarias, el polvo del camino, las nubes que pasan, los horizontes, los brillos lejanos, las envidiadas aves, los monstruos marinos, los granos de arena, los animales que me salen al paso, lo que toco y lo que no toco, lo visible y lo invisible… De ahí que deban inspirarnos respeto infinito y que hablar con las cosas (supuestamente inanimadas) no sea algo tan loco. Todo está habitado por la Divinidad. Si les hablo, también le hablo…

Eckhart Tolle en su libro “El silencio habla” nos cuestiona, a modo de reflexión, sobre nuestra relación con las incontables cosas que nos rodean y que utilizamos cada día. Casi siempre, los objetos son medios para un fin y nos apegamos a ellos de manera que terminan adueñándose de nuestra vida. Sin embargo, cuando apreciamos un objeto, aunque sea brevemente, por lo que es; cuando reconocemos su ser sin proyecciones mentales, prestándole atención; cuando no podemos dejar de sentirnos agradecidos por su existencia… sentimos que en realidad no es inanimado, que solo parece inanimado a los sentidos. De hecho, los físicos confirman que, a nivel molecular, cada objeto es un campo de energía pulsante.

La apreciación desinteresada del reino de las cosas hace que el mundo que nos rodea cobre vida de un modo que ni siquiera podemos comenzar a comprender con la mente…


OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


lunes, 3 de abril de 2017

La serpiente y el eremita

Este cuento está incluido en el libro "Las zonas oscuras de tu mente" de Ramiro Antonio Calle.


Era una serpiente que tenía aterrorizadas a muchas personas de la zona, porque había picado de muerte a quienes cruzaban por el sendero al lado del cual ella solía situarse. Un día pasó por allí un eremita y la serpiente se fue directa a morderle, pero el hombre la sosegó con su talante de serenidad y equilibrio y, una vez la hubo amansado, le dijo:

—Amiga mía, no origines más daño. Haciendo daño no consigues más que perjudicarte también a ti misma. No sigas aterrorizando a las gentes de este lugar.

La serpiente reflexionó y por fin dijo:

—Te prometo que no morderé a nadie más.

—Yo volveré a pasar por aquí dentro de unos meses y nos saludaremos —dijo el eremita, antes de partir.

Cuando los aldeanos comprobaron que la serpiente no mordía, empezaron a burlarse de ella y a maltratarla. Pero el animal cumplió su promesa. Unos meses después regresó el eremita y se quedó atónito al ver en qué estado calamitoso se encontraba la serpiente.

—Pero ¿qué te ha pasado, amiga mía?

—Al ver las gentes de por aquí que no mordía, me han maltratado.

Y entonces el eremita le dijo:

—Pero, querida mía, yo te dije que no mordieses y no que no soplases y les asustases.

Que una persona sea benevolente no quiere decir que tenga neciamente que ponerse al alcance de las personas aviesas, malevolentes y dañinas. No debe permitir que los demás le pierdan el respeto, le manipulen o castiguen. Debe autodefenderse y ser firme.


OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


miércoles, 29 de marzo de 2017

No coger la pelota

Fuente: “No te ahogues en un vaso de agua” de Richard Carlson.


He aquí una magnífica lección: si alguien te pasa la pelota, no tienes por qué cogerla.

A menudo, nuestros conflictos interiores son debidos a nuestra tendencia a saltar a bordo de los problemas de otros. Alguien te pasa una preocupación y tú supones que debes cogerla y responder. Más tarde, te sientes estresado o resentido porque todo el mundo parece plantearte exigencias. Resulta fácil perder de vista que tú mismo fomentas los dramas de tu vida.

Recordar que no tienes por qué coger la pelota es una manera muy eficaz de reducir el estrés de tu existencia. Eso no significa que no debas coger nunca la pelota, sino que depende de ti el hacerlo. Tampoco significa que la persona que intenta pasártela te traiga sin cuidado, ni que seas poco servicial.

Desarrollar una actitud más tranquila con respecto a la vida requiere que conozcamos nuestros propios límites y que nos hagamos responsables de nuestra parte en el proceso.

La mayoría de nosotros cogemos pelotas que nos pasan muchas veces al día: en el trabajo, nuestros hijos, amigos, vecinos, vendedores e incluso desconocidos. La clave reside en saber cuándo estamos cogiendo otra pelota, con el fin de no sentirnos víctimas, resentidos ni abrumados.

El mismo principio es aplicable cuando te hacen objeto de un insulto o una crítica. Cuando alguien arroja una idea o comentario hacia ti puedes cogerlo y sentirte herido, o puedes dejarlo caer y continuar con tu vida.

La idea de “no coger la pelota” por el simple hecho de que sea arrojada hacia ti, es una poderosa herramienta que merece ser explorada... Tal vez descubras que coges la pelota con muchísima más frecuencia de lo que crees.


ENTRADAS RELACIONADAS EN ESTE BLOG:

Regalos que decido no aceptar

OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


viernes, 24 de marzo de 2017

Sufrir voluntariamente

Fuente: “Déjame que te cuente…” de Jorge Bucay.


Dos números menos

Un hombre entra en una zapatería, y un amable vendedor se le acerca.

- ¿En qué puedo servirle, señor?

- Quisiera un par de zapatos negros como los del escaparate.

- Cómo no, señor. Veamos: el número que busca debe ser... el cuarenta y uno. ¿Verdad?

- No. Quiero un treinta y nueve, por favor.

- Disculpe, señor. Hace veinte años que trabajo en esto y su número debe ser un cuarenta y uno. Quizás un cuarenta, pero no un treinta y nueve. - Un treinta y nueve, por favor.

- Disculpe, ¿me permite que le mida el pie?

- Mida lo que quiera, pero yo quiero un par de zapatos del treinta y nueve.

El vendedor saca del cajón ese extraño aparato que usan los vendedores de zapatos para medir pies y, con satisfacción, proclama «¿Lo ve? Lo que yo decía: ¡un cuarenta y uno!».

- Dígame: ¿quién va a pagar los zapatos, usted o yo?

- Usted.

- Bien. Entonces ¿me trae un treinta y nueve?

El vendedor, entre resignado y sorprendido, va a buscar el par de zapatos del número treinta y nueve. Por el camino se da cuenta de lo que ocurre: los zapatos no son para el hombre, sino que seguramente son para hacer un regalo.

- Señor, aquí los tiene: del treinta y nueve, y negros.

- ¿Me da un calzador?

- ¿Se los va a poner?

- Sí, claro.

- ¿Son para usted?

- ¡Sí! ¿Me trae un calzador?

El calzador es imprescindible para conseguir que ese pie entre en ese zapato. Después de varios intentos y de ridículas posiciones, el cliente consigue meter todo el pie dentro del zapato.

Entre ayes y gruñidos camina algunos pasos sobre la alfombra, con creciente dificultad.

- Está bien. Me los llevo.

Al vendedor le duelen sus propios pies sólo de imaginar los dedos del cliente aplastados dentro de los zapatos del treinta y nueve.

- ¿Se los envuelvo?

- No, gracias. Me los llevo puestos. El cliente sale de la tienda y camina, como puede, las tres manzanas que le separan de su trabajo. Trabaja como cajero en un banco.

A las cuatro de la tarde, después de haber pasado más de seis horas de pie dentro de esos zapatos, su cara está desencajada, tiene los ojos enrojecidos y las lágrimas caen copiosamente de sus ojos.

Su compañero de la caja de al lado lo ha estado observando toda la tarde y está preocupado por él.

- ¿Qué te pasa? ¿Te encuentras mal?

- No. Son los zapatos.

- ¿Qué les pasa a los zapatos?

- Me aprietan.

- ¿Qué les ha pasado? ¿Se han mojado?

- No. Son dos números más pequeños que mi pie.

- ¿De quién son?

- Míos.

- No te entiendo. ¿No te duelen los pies?

- Me están matando, los pies.

- ¿Y entonces?

- Te explico -dice, tragando saliva-. Yo no vivo una vida de grandes satisfacciones. En realidad, en los últimos tiempos, tengo muy pocos momentos agradables.

- ¿Y?

- Me estoy matando con estos zapatos. Sufro terriblemente, es cierto... Pero, dentro de unas horas, cuando llegue a mi casa y me los quite, ¿imaginas el placer que sentiré? ¡Qué placer, tío! ¡Qué placer!


"No hay gloria sin dolor", "todas las metas han de conseguirse con esfuerzo", "solo se valora lo que se consigue con esfuerzo"... ¡Es preciso desactivar esta trampa que nos introdujeron cuando éramos muy pequeños!

Es estúpido sufrir voluntariamente para que cuando cese el sufrimiento, podamos sentir felicidad. El sufrimiento, a veces, puede hacernos más humanos, pero también puede amargarnos. La felicidad no está tanto en el éxito de haber alcanzado el objetivo que nos impusimos, como en el hecho de haber disfrutado del recorrido.

Disfrutemos de la vida que, por cierto, se nos ha dado gratis. Lo verdaderamente valioso, se obtiene sin esfuerzo.



OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


sábado, 18 de marzo de 2017

Cómo recordar el pasado

Fuente: “Puedo superarme” de Bernardo Stamateas.


Hay personas que no están a gusto con su presente y entonces viven recordando, añorando el pasado. Lo idealizan. Se convencen de que “cualquier tiempo pasado fue mejor”.

No es malo tener recuerdos; la cuestión es no agigantarlos tanto que nos impidan seguir construyendo en el presente.

Hay personas que eligen quedarse ancladas en el pasado porque consideran que ese tiempo fue el único momento bueno en sus vidas, le tienen miedo al paso del tiempo y quieren seguir viviendo en una adolescencia eterna. Sin embargo, todos los momentos son buenos porque todos son nuestros momentos. Cuando somos jóvenes nuestro don es la fuerza y durante la vejez la experiencia, pero el crecimiento es permanente.

Por otra parte, hay personas que prefieren olvidar el pasado, cerrarlo, cancelarlo, pero lo cierto es que en él está toda nuestra historia. Todo nuestro pasado nos sirve, los buenos momentos vividos y los recuerdos dolorosos, y, por eso, no hemos de olvidarlos.

Hay dos formas de recordar situaciones del pasado: afectivamente y racionalmente. Los buenos momentos hay que recordarlos con valor afectivo; tenemos que recordar afectivamente las caricias, las palabras de amor, el cuidado que recibimos, porque al hacerlo traemos esa emoción positiva al presente y la revivimos, volvemos a experimentarla.

Los malos momentos del pasado también deben recordarse, pero en este caso como una experiencia racional que nos deja un aprendizaje. Si recordamos un momento triste afectivamente, la tristeza volverá, mientras que si lo racionalizamos y pensamos qué enseñanza nos dejó, qué aprendimos de esa situación, lo transformamos en algo positivo y agradecemos haber pasado por esa situación, porque eso nos permitió aprender qué conviene hacer o evitar en una circunstancia similar.

Ese recuerdo triste, esa situación que tanto dolor nos causó, algo nos enseñó, y recordar ahora esa enseñanza es lo que nos va a permitir construir. El problema surge cuando rememoramos los recuerdos tristes afectivamente. Cuando hacemos esto quedamos estancados.

No se trata de tener amnesia, sino de pensar cómo tenemos que asimilar cada recuerdo según sea agradable o triste.

OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


lunes, 13 de marzo de 2017

El resurgir de Marroquíes Bajos

Muralla calcolítica de Marroquíes Bajos en Jaén.

James Cameron, director de las películas “Terminator”, “Titanic” y “Avatar”, entre otras, ha producido para la cadena National Geographic el documental titulado “El resurgir de la Atlántida”, dirigido y presentado por el cineasta canadiense Simcha Jacobovici.

Cameron, que es un gran explorador marino, ha confesado sentirse atraído por el mito de la Atlántida desde que escuchó la historia por primera vez en el instituto. Por esta razón, ha coordinado una investigación que analiza manuscritos, fotografías y objetos arqueológicos, para intentar llegar hasta el fondo de la historia de la Atlántida que, según Platón, era una isla mágica situada más allá de las columnas de Hércules, habitada por una civilización muy avanzada, con abundantes recursos, pero que desapareció misteriosamente bajo el mar.

El documental, de dos horas de duración, se estrenó en España el cinco de marzo. En él se visitan algunas de las zonas donde, según algunos expertos, pudo estar situada la Atlántida si realmente existió. Entre esos lugares, está el yacimiento arqueológico denominado Marroquíes Bajos de la ciudad de Jaén, una de las ciudades más antiguas de Europa, al que, en octubre del 2010, dediqué la entrada “Excavaciones arqueológicas en la Ciudad de la Justicia de Jaén” en la que ya “denuncié” el lamentable estado de conservación de la zona.

Marroquís Bajos ya era una importante macro-aldea en el período Calcolítico (principios del III milenio hasta mediados del II milenio a. C.). Tras esta época, se aprecian otras tres fases de ocupación: ibérica, romana y medieval islámica. En el documental se reconstruye el poblado calcolítico y se hace hincapié en que su aspecto es similar a las descripciones que ofrece Platón de la ciudad principal de Atlantis: una ciudad circular, concéntrica, que alterna fosos circulares de agua con anillos de tierra sobre los que edificaban y que eran conectados mediante puentes, así como complejas canalizaciones que servían para traer las aguas de las montañas. Lo que se sugiere es que, posiblemente, pudieran ser ciudades hermanas.

La teoría por la que aboga la cadena National Geographic se apoya en los estudios del investigador cubano Georgeos Díaz-Montexano que en 2003, planteó el parecido entre Marroquíes Bajos y la acrópolis de Atlantis descrita por Platón y la existencia de un patrón arquitectónico empleado habitualmente por aquellos iberos del calcolítico.

Simcha Jacobovici, director del documental, y el investigador Georgeos Díaz-Montexano.

En contra de esta teoría puede argumentarse que el mito griego es de finales del segundo milenio, comienzos del primero, antes de Cristo y el poblado prehistórico de Marroquíes Bajos data del tercer milenio antes de Cristo, es decir, la historia de la Atlántida es más reciente que los restos arqueológicos de Jaén.

Tal vez los postulados de “El resurgir de la Atlántida” no tengan gran rigor científico y haya que enfrentarse a él con espíritu crítico, pero lo que nadie puede discutir es que el documental han logrado que se hable de nuevo de la protección, defensa y puesta en valor de este patrimonio histórico.

La importancia de los restos de Marroquíes Bajos es incuestionable. Para mí, lo más importante es que “El resurgir de la Atlántida” ha provocado el resugir de Marroquíes Bajos, un legado arqueológico olvidado, que es digno de ser Patrimonio de la Humanidad.

ENTRADAS RELACIONADAS EN ESTE BLOG:

“Excavaciones arqueológicas en la Ciudad de la Justicia de Jaén”

OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


miércoles, 8 de marzo de 2017

La inteligencia del corazón

“Quienes creen en las corazonadas, quizás no estén equivocados”.


Extensas investigaciones neurocardiológicas, como las llevadas a cabo por la universidad de Oxford, han encontrado algunos hallazgos muy interesantes que sugieren que el corazón humano no es una simple “bomba”, sino que es un sistema complejo que funciona de forma similar a un cerebro y que el corazón es un órgano capaz de recibir y procesar información y redirigir datos al cerebro.

El año 2012, se publicó en “La Contra” de la Vanguardia una entrevista muy interesante a Annie Marquier titulada “El corazón tiene cerebro”.

Annie Marquier (1940, Toulouse, Francia) es una de las autoras más importantes sobre crecimiento interior y espiritualidad. Licenciada en Matemáticas y Música, a principios de los años 70 se trasladó a la India donde estudió la espiritualidad oriental . A su regreso, se especializó en psicología holística y desarrollo personal, ámbito en el que es una autoridad desde que, en 1982, fundara el “Instituto para el Desarrollo de la Persona” en Québec (Canadá). Entre sus obras destacan “El poder de elegir” y “La libertad de ser” y “El maestro del corazón”.

En dicha entrevista se expone lo siguiente:

Se ha descubierto que el corazón contiene un sistema nervioso independiente y bien desarrollado con más de 40.000 neuronas y una compleja y tupida red de neurotransmisores, proteínas y células de apoyo.

Gracias a esos circuitos tan elaborados, parece que el corazón puede tomar decisiones y pasar a la acción independientemente del cerebro; y que puede aprender, recordar e incluso percibir.

Existen cuatro tipos de conexiones que parten del corazón y van hacia el cerebro:

1. La comunicación neurológica mediante la transmisión de impulsos nerviosos.

El corazón envía más información al cerebro de la que recibe, es el único órgano del cuerpo con esa propiedad, y puede inhibir o activar determinadas partes del cerebro según las circunstancias. Por tanto, puede influir en nuestra percepción de la realidad y por tanto en nuestras reacciones.

2. La información bioquímica mediante hormonas y neurotransmisores.

Es el corazón el que produce la hormona ANF, la que asegura el equilibrio general del cuerpo: la homeostasis. Uno de sus efectos es inhibir la producción de la hormona del estrés y producir y liberar oxitocina, la que se conoce como hormona del amor.

3. La comunicación biofísica mediante ondas de presión.

Parece ser que a través del ritmo cardiaco y sus variaciones el corazón envía mensajes al cerebro y al resto del cuerpo.

4. La comunicación energética.

El campo electromagnético del corazón es el más potente de todos los órganos del cuerpo, 5.000 veces más intenso que el del cerebro. Y se ha observado que cambia en función del estado emocional.

Hay dos clases de variación de la frecuencia cardiaca: una es armoniosa, de ondas amplias y regulares, y toma esa forma cuando la persona tiene emociones y pensamientos positivos, elevados y generosos. La otra es desordenada, con ondas incoherentes que aparece con las emociones negativas: miedo, ira, desconfianza…

Pero hay más: las ondas cerebrales se sincronizan con estas variaciones del ritmo cardiaco; es decir, que el corazón arrastra a la cabeza.

Ese cambio magnético del corazón se extiende alrededor del cuerpo entre dos y cuatro metros, es decir, que todos los que nos rodean reciben la información energética contenida en nuestro corazón.

El circuito del “cerebro” del corazón es el primero en tratar la información que después pasa por el cerebro de la cabeza. Este nuevo circuito no pasa por las viejas memorias. Su conocimiento es inmediato, instantáneo, y, por ello, tiene una percepción exacta de la realidad. El “cerebro” del corazón activa en el cerebro de la cabeza centros superiores de percepción completamente nuevos que interpretan la realidad sin apoyarse en experiencias pasadas.

Está demostrado que cuando el ser humano utiliza el “cerebro” del corazón crea un estado de coherencia biológico, todo se armoniza y funciona correctamente. Podríamos decir que se trata de una inteligencia superior que se activa a través de las emociones positivas.

El ser humano lleva consigo un potencial extraordinario de conciencia no activado. Se activa con la práctica de pensamientos y emociones positivas. Para ello, debemos observar nuestros pensamientos y emociones sin juzgarlos y escoger las emociones que nos pueden hacer sentir bien.

Debemos aprender a confiar en la intuición y reconocer que el verdadero origen de nuestras reacciones emocionales no está en lo que ocurre en el exterior, sino en nuestro interior... Y preguntarle al corazón cuando no sepamos qué hacer.



OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


viernes, 3 de marzo de 2017

El árbol de la Mentira

“Lo que sucedió al árbol de la Mentira” es el cuento XXVI de “El Conde Lucanor” del Infante Don Juan Manuel. Para esta entrada he seleccionado la edición y versión actualizada de Juan Vicedo publicada en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

El conde Lucanor es una obra narrativa de la literatura castellana medieval escrita por el infante Don Juan Manuel (1282–1348), nieto de Fernando III el Santo y sobrino de Alfonso X el Sabio.

El libro está compuesto por cinco partes. La más conocida es una serie de cincuenta y un cuentos con propósito didáctico y moral tomados de varias fuentes entre las que destacan las fábulas de Esopo y cuentos tradicionales árabes, japoneses e hindúes.

En cada cuento, el conde Lucanor plantea un problema a su consejero Patronio y le solicita un consejo. Patronio siempre responde contando una historia de la que el conde podrá extraer una enseñanza para resolver su problema.

Los cuentos se cierran con un pareado que condensa la moraleja de la historia.



Lo que sucedió al árbol de la Mentira

Un día hablaba el Conde Lucanor con Patronio, su consejero, y le dijo:

-Patronio, sabed que estoy muy pesaroso y en continua pelea con unos hombres que no me estiman, y son tan farsantes y tan embusteros que siempre mienten, tanto a mí como a quienes tratan. Dicen unas mentiras tan parecidas a la verdad que, si a ellos les resultan muy beneficiosas, a mí me causan gran daño, pues gracias a ellas aumentan su poder y levantan a la gente contra mí. Pensad que, si yo quisiera obrar como ellos, sabría hacerlo igual de bien; pero como la mentira es mala, nunca me he valido de ella. Por vuestro buen entendimiento os ruego que me aconsejéis el modo de actuar frente a estos hombres.

-Señor Conde Lucanor -dijo Patronio-, para que hagáis lo mejor y más beneficioso, me gustaría mucho contaros lo que sucedió a la Verdad y la Mentira.

El conde le pidió que así lo hiciera.

-Señor Conde Lucanor -dijo Patronio-, la Verdad y la Mentira se pusieron a vivir juntas una vez y, pasado cierto tiempo, la Mentira, que es muy inquieta, propuso a la Verdad que plantaran un árbol, para que les diese fruta y poder disfrutar de su sombra en los días más calurosos. La Verdad, que no tiene doblez y se conforma con poco, aceptó aquella propuesta.

Cuando el árbol estuvo ya plantado y había empezado a crecer frondoso, la Mentira propuso a la Verdad que se lo repartieran entre las dos, cosa que agradó a la Verdad. La Mentira, dándole a entender con razonamientos muy bellos y bien construidos que la raíz mantiene al árbol, le da vida y, por ello, es la mejor parte y la de mayor provecho, aconsejó a la Verdad que se quedara con las raíces, que viven bajo tierra, en tanto ella se contentaría con las ramitas que aún habían de salir y vivir por encima de la tierra, lo que sería un gran peligro, pues estarían a merced de los hombres, que las podrían cortar o pisar, cosa que también podrían hacer los animales y las aves. También le dijo que los grandes calores podrían secarlas, y quemarlas los grandes fríos; por el contrario, las raíces no estarían expuestas a estos peligros.

Al oír la Verdad todas estas razones, como es bastante crédula, muy confiada y no tiene malicia alguna, se dejó convencer por su compañera la Mentira, creyendo ser verdad lo que le decía. Como pensó que la Mentira le aconsejaba coger la mejor parte, la Verdad se quedó con la raíz y se puso muy contenta con su parte. Cuando la Mentira terminó su reparto, se alegró muchísimo por haber engañado a su amiga, gracias a su hábil manera de mentir.

La Verdad se metió bajo tierra para vivir, pues allí estaban las raíces, que ella había elegido, y la Mentira permaneció encima de la tierra, con los hombres y los demás seres vivos. Y como la Mentira es muy lisonjera, en poco tiempo se ganó la admiración de las gentes, pues su árbol comenzó a crecer y a echar grandes ramas y hojas que daban fresca sombra; también nacieron en el árbol flores muy hermosas, de muchos colores y gratas a la vista.

Al ver las gentes un árbol tan hermoso, empezaron a reunirse junto a él muy contentas, gozando de su sombra y de sus flores, que eran de colores muy bellos; la mayoría de la gente permanecía allí, e incluso quienes vivían lejos se recomendaban el árbol de la Mentira por su alegría, sosiego y fresca sombra.

Cuando todos estaban juntos bajo aquel árbol, como la Mentira es muy sabia y muy halagüeña, les otorgaba muchos placeres y les enseñaba su ciencia, que ellos aprendían con mucho gusto. De esta forma ganó la confianza de casi todos: a unos les enseñaba mentiras sencillas; a otros, más sutiles, mentiras dobles; y a los más sabios, mentiras triples.

Señor conde, debéis saber que es mentira sencilla cuando uno dice a otro: «Don Fulano, yo haré tal cosa por vos», sabiendo que es falso. Mentira doble es cuando una persona hace solemnes promesas y juramentos, otorga garantías, autoriza a otros para que negocien por él y, mientras va dando tales certezas, va pensando la manera de cometer su engaño. Mas la mentira triple, muy dañina, es la del que miente y engaña diciendo la verdad.

Tanto sabía de esto la Mentira y tan bien lo enseñaba a quienes querían acogerse a la sombra de su árbol, que los hombres siempre acababan sus asuntos engañando y mintiendo, y no encontraban a nadie que no supiera mentir que no acabara siendo iniciado en esa falsa ciencia. En parte por la hermosura del árbol y en parte también por la gran sabiduría que la Mentira les enseñaba, las gentes deseaban mucho vivir bajo aquella sombra y aprender lo que la Mentira podía enseñarles.

Así la Mentira se sentía muy honrada y era muy considerada por las gentes, que buscaban siempre su compañía: al que menos se acercaba a ella y menos sabía de sus artes, todos lo despreciaban, e incluso él mismo se tenía en poco.

Mientras esto le ocurría a la Mentira, que se sentía muy feliz, la triste y despreciada Verdad estaba escondida bajo la tierra, sin que nadie supiera de ella ni la quisiera ir a buscar. Viendo la Verdad que no tenía con qué alimentarse, sino con las raíces de aquel árbol que la Mentira le aconsejó tomar como suyas, y a falta de otro alimento, se puso a roer y a cortar para su sustento las raíces del árbol de la Mentira. Aunque el árbol tenía gruesas ramas, hojas muy anchas que daban mucha sombra y flores de colores muy alegres, antes de que llegase a dar su fruto fueron cortadas todas sus raíces pues se las tuvo que comer la Verdad.

Cuando las raíces desaparecieron, estando la Mentira a la sombra de su árbol con todas las gentes que aprendían sus artimañas, se levantó viento y movió el árbol, que, como no tenía raíces, muy fácilmente cayó derribado sobre la Mentira, a la que hirió y quebró muchos huesos, así como a sus acompañantes, que resultaron muertos o malheridos. Todos, pues, salieron muy mal librados.

Entonces, por el vacío que había dejado el tronco, salió la Verdad, que estaba escondida, y cuando llegó a la superficie vio que la Mentira y todos los que la acompañaban estaban muy maltrechos y habían recibido gran daño por haber seguido el camino de la Mentira.

Vos, señor Conde Lucanor, fijaos en que la Mentira tiene muy grandes ramas y sus flores, que son sus palabras, pensamientos o halagos, son muy agradables y gustan mucho a las gentes, aunque sean efímeros y nunca lleguen a dar buenos frutos. Por ello, aunque vuestros enemigos usen de los halagos y engaños de la mentira, evitadlos cuanto pudiereis, sin imitarlos nunca en sus malas artes y sin envidiar la fortuna que hayan conseguido mintiendo, pues ciertamente les durará poco y no llegarán a buen fin. Así, cuando se encuentren más confiados, les sucederá como al árbol de la Mentira y a quienes se cobijaron bajo él. Aunque muchas veces en nuestros tiempos la verdad sea menospreciada, abrazaos a ella y tenedla en gran estima, pues por ella seréis feliz, acabaréis bien y ganaréis el perdón y la gracia de Dios, que os dará prosperidad en este mundo, os hará muy honrado y os concederá la salvación para el otro.

Al conde le agradó mucho este consejo que Patronio le dio, siguió sus enseñanzas y le fue bien.

Y viendo don Juan que este cuento era muy bueno, lo mandó poner en este libro y compuso unos versos que dicen así:
Evitad la mentira y abrazad la verdad,
que su daño consigue el que vive en el mal.

OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


domingo, 26 de febrero de 2017

Volver página

Fuente: ¡Puedo superarme! de Bernardo Stamateas.


Muchas personas guardan en su interior antiguas heridas, dolores, rencores, resentimientos que les generan emociones altamente negativas. Viven dando vueltas sobre el mismo tema, hasta que un día se sienten agotadas. Con el tiempo, el cuerpo y el espíritu comienzan a enfermar. Antes de que eso suceda, es necesario que dejemos en el pasado los viejos enfados, el resentimiento, el dolor que hayamos vivido.

La historia es más o menos así: hubo una vez una ofensa, la ofensa inyectó odio y el odio generó ira. Como creemos que odiando nos defendemos y castigamos a nuestros ofensores, entonces repasamos la ofensa y ponemos más ira al odio y más odio a la ira. Estamos tan ocupados alimentando el odio y la ira que no vemos la realidad: tal ocupación no nos deja ser felices. Es normal sentir que nunca perdonaremos. A todos nos pasa lo mismo. No somos malas personas por el hecho de sentir de esa manera.

Hemos de mirar en nuestro interior y preguntarnos qué recuerdos, qué personas necesitamos sacar de nuestro corazón. Perdonar significa que no voy a dejar que mi pasado de dolor marque y determine mi presente y mi futuro porque yo decido disfrutar de toda la vida que tengo por delante.

Perdonar no es amnesia. No es olvidar. No es restar importancia a lo sucedido. No es reconciliación. Al perdonar, no debemos esperar nada de la otra persona.

Cuando nos llenamos de rencor, permitimos al que nos hace algo malo que alquile nuestra mente y la acapare. Si no perdonamos, llevamos a todas partes al que nos hirió y de esa manera le permitimos ser “nuestro amo”. Por eso, cuando sientas que alguien te ofende, te insulta, te lastima, no reacciones, ignóralo. Levanta un escudo invisible. Imagina que las palabras rebotan. No te involucres. Piensa que el que te agrede tiene un tema sin resolver consigo mismo.

Tampoco asumas la posición de víctima, no busques la compasión de los demás. La persona que se siente víctima de las circunstancias llora todo el tiempo, cuenta a todo el mundo lo que le hicieron y se queja continuamente.

No analices cada frase que te dicen buscando una ofensa. Cada persona oye lo que quiere oír. No escuches desde tus emociones heridas. Entrena tu oído, aprende a escuchar a quienes te rodean con sabiduría y con objetividad.

Deja de repetir en tu cabeza la historia que te duele. ¡Cambia de canal! Bájate de ese tiovivo que nos hace dar vueltas en el mismo lugar. Muchas veces hay que hacerlo como un acto de fe, aunque sigamos teniendo rabia. La rabia es una emoción que acabará desapareciendo. Lo importante es soltar al otro de nuestra vida.

Frente a una persona que haya sufrido un dolor, una traición, una pérdida, dejemos que hable, que exprese todo lo que ha vivido, que pueda decir cómo se ha sentido, que pueda liberar todo ese dolor. Una vez que pueda ser libre y hablar de todo lo que ha sentido, podrá perdonar.

Perdonar es recordar que nosotros también lastimamos. Nadie puede tirar la primera piedra. Lo cierto es que todos, lo queramos o no, alguna vez ofendemos a los demás.

Si te equivocas, perdónate. Las equivocaciones son parte de la vida, del aprendizaje, del camino. Cada vez que cometas un error, aprende de él todo lo que puedas y así estarás mejor preparado para la próxima vez.

Si en determinada situación sabes que no hiciste daño a nadie, no pidas perdón para satisfacer al otro, no te conviertas en una persona suplicante.

El perdón es un acto terapéutico y sanador. No es algo que hacemos por el otro, sino un acto de la voluntad que hacemos por nosotros mismos. Perdonar no cambia el pasado, pero sí el futuro. Cuando perdonas, liberas a un prisionero. Tú mismo. Eres el principal beneficiado. Cuando estamos en paz, nuestra disposición hacia nosotros mismos y hacia los demás, es diferente. Nuestras relaciones personales se afianzan y nuestra salud mejora.

Piensa, además, que si alguien es capaz de ofenderte es porque tocó tu talón de Aquiles y, probablemente, puedas descubrir una herida que no esté curada. Tal vez en la niñez te lastimaron de esa misma manera… Concéntrate en lo que te dolió y tómate tiempo para sanar en tu interior lo que no te permite seguir creciendo.

Llegará un momento en que nadie podrá herirte. Perdonarás y seguirás adelante.

ENTRADAS RELACIONADAS EN ESTE BLOG:

El perdón y el olvido

OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


martes, 21 de febrero de 2017

La sabiduría de Dios


El mulá Nasrudín estaba en su jardín sentado a la sombra de un nogal cercano al huerto. Fijó su mirada en una hermosa calabaza que sobresalía de su planta y observándola, musitó:

-Dios mío, no lo comprendo. Si tan sabio eres, ¿por qué no nacen pequeñas nueces en una planta y frutos grandes como las calabazas en árboles tan espléndidos como el nogal?

Y así estaba el mulá, perdido en sus reflexiones, cuando cayó una nuez golpeándole la cabeza. Entonces Nasrudín rectificó y dirigiéndose a Dios le dijo:

-Bueno, Señor, tal vez seas más sabio de lo que yo había creído. Si hubiera habido calabazas en el árbol y me cae una de ellas, me hubiera herido gravemente...


OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


jueves, 9 de febrero de 2017

Yo confieso...

Cuando alguien me pregunta los años que tengo, le contesto que no lo sé. Puedo decirle los años que he vivido, pero desconozco los años que tengo porque esos son, en realidad, los que me quedan por vivir.

Hoy cumplo 55 años. Cuando comience el nuevo curso escolar, el 1 de septiembre, si Dios lo quiere, podré reducir dos horas mi jornada lectiva semanal. Cuando la Administración empieza a tener consideraciones con sus funcionarios por razón de edad... ¡Ojo, avizor!


Fuentes:"Al sur de la razón" de Juan José Benítez, "Déjame que te cuente" de Jorge Bucay y "Los secretos que jamás te contaron" de Albert Espinosa.


Una de las acepciones o significados de la palabra "confesar" es expresar voluntariamente los actos, ideas o sentimientos verdaderos.

Pues bien, ante Dios y ante los hombres...

“Let it go” (Déjalo ir). Banda sonora de “Frozen”. Arreglo orquestal de Mike Anderson.

Yo confieso...

Que, aunque sé que el lenguaje distorsiona y arruina la realidad y que un silencio vale más que mil palabras, hablo demasiado y no sé guardar silencio.

Que uno de mis peores errores es proclamar mi verdad.

Que no sé o no quiero olvidar. Me cuesta mucho olvidar a los canallas, a los hipócritas, a los mentirosos y a los ingratos.

Que un día me planté y dije “basta”:

Basta de correr, de ir con prisa.

Basta de aspirar a ser la mejor.

Basta de sufrir por lo que piensan otros.

Basta de justificarme con palabras.

Basta de la tiranía de los débiles.

Basta de miedos que obstruyan mi vida, me paralicen, me debiliten y me hagan sufrir desgarrada e inútilmente.

Que mi mundo es "real", normal y corriente, pero he creado una forma de vivir con la que puedo disfrutar de la vida. Para conseguirlo, cambio lo que haya que cambiar, consigo que no se desmorone lo que deba preservar y recorro los caminos que tenga que explorar. El coste en tiempo, energía, dedicación, dolor y pérdidas no es pequeño.

Que creo intensa y profundamente en Dios y lo busco; que un día, hace algún tiempo, elegí confiar en su voluntad e inicié un viaje sin retorno... Sin dogmas. Para ese viaje no necesito las alforjas de la religión.

Que desde ese día, disfruto de muchos días de “cielos despejados”; que la luz en mi corazón es casi permanente; que, a veces, mi alma se oscurece y lo veo todo rojo (ira) o negro (tristeza) y me cuesta aceptar los hechos; que cuando recupero la visión me pregunto por qué y no lo sé. Supongo que porque soy un ser humano y aún estoy en el camino.

Que desde entonces, no me compadezco de mí misma, los problemas han descendido al lugar que se merecen, he aprendido a aceptar la muerte como algo inevitable y, lejos de sentirme derrotada, he encontrado la forma de reconducir mis energías para superar las situaciones que la vida me pone día a día.

Que, aunque el cielo me ha dado y me da muchas personas que me ayudan a vivir, sé que mi existencia es una aventura solitaria.

Que nunca he perdido a las personas a las que amé y ya se marcharon. Al contrario, ahora las llevo dentro de mí y sus pérdidas fueron y son ganancias.

Que cuando creo que mi vida ha cobrado sentido, cuando logro conocer las respuestas, llega el universo y me cambia las preguntas porque, ahora lo sé, en eso consiste vivir.

Que ya he vivido suficiente...

Ahora me toca disfrutar.



OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


domingo, 5 de febrero de 2017

Uno para cada mes


Para esta entrada he seleccionado tres relatos muy cortos incluidos en la obra “Cuentos escritos a máquina” de Gianni Rodari.

El italiano Rodari (1920-1980) fue maestro, divulgador de la nueva pedagogía en Italia, periodista y escritor especializado en literatura infantil y juvenil. En 1970 obtuvo el premio internacional Hans Christian Andersen, el más importante en literatura infantil, por el conjunto de su obra.

“Cuentos escritos a máquina” es una recopilación de veintiséis cuentos que Rodari publicó semanalmente en el diario “Paese Sera” desde agosto de 1972. Son historias sencillas, para todas las edades, que describen situaciones llenas de ironía, fantasía y un fino humor. Tienen como común denominador lo inesperado, el disparate, el absurdo… y, aunque no tienen moraleja, están repletas de valores y profundas ideas.

Uno de estos veintiséis relatos lleva por título “Uno para cada mes” y, como su nombre indica, consta de doce narraciones cortas. Como señalé al principio de la entrada, he seleccionado tres: la del mes de enero titulada “Los peces” , la de junio titulada “Las aves” y “Dialoguito”, la del mes de mayo, que, aunque muy, muy breve…encierra una gran verdad.


Los peces

—Ten cuidado —le dice el pez grande al pez chico—, eso es un anzuelo. No lo muerdas.

—¿Por qué? —pregunta el pez chico.

—Por dos razones —responde el pez gordo—. La primera es que si lo muerdes, te pescan, te rebozan en harina y te fríen en la sartén. Después te comen, con dos hojitas de lechuga de guarnición.

—¡Arrea! Muchas gracias. Me has salvado la vida. ¿Y la segunda razón?

—La segunda razón —dice el pez grande— es que te quiero comer yo.

Las aves

Conozco a un señor al que le gustan las aves. Todas: las de bosque, las de marisma, las de campo. Los cuervos, las aguzanieves, los colibríes. Las ánades, las fochas, los verderones, los faisanes. Las aves europeas, las aves africanas. Tiene una biblioteca entera sobre aves: tres mil volúmenes, muchos de ellos encuadernados en piel.

Adora instruirse sobre los usos y costumbres de las aves. Aprende que las cigüeñas, cuando bajan de norte a sur, recorren la línea España-Marruecos o la otra de Turquía-Siria-Egipto, para esquivar el Mediterráneo: les da mucho miedo. No siempre el camino más corto es el más seguro.

Hace años, lustros, decenios que mi conocido estudia las aves. Así sabe con exactitud cuándo pasan, se pone allí con su escopeta automática y ¡bang! ¡bang!, no falla una.

Dialoguito

—¿Qué espera de mí la gente?

—Que tú no esperes nada de ella.

Como podéis comprobar, Rodari es un gran maestro del relato corto.


OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


martes, 31 de enero de 2017

Abriendo puertas

Fuente: “¡Puedo superarme!” de Bernardo Stamateas.


Todo en la vida se funda en relaciones interpersonales. En cualquier ámbito: para tener amigos, para encontrar pareja, para formar una familia, en nuestro trabajo… Hemos de desarrollar la habilidad de relacionarnos con la gente y utilizar nuestra energía para construir relaciones sanas. La manera en la que nos comuniquemos será determinante para nuestras relaciones. Cuando aprendamos a relacionarnos eficazmente tendremos menos problemas emocionales, familiares, laborales y seremos cada días más felices.

Para que nuestras relaciones sean cada vez mejores y duraderas, tenemos que aplicar con inteligencia actitudes fundamentales como dar validación, ser optimistas, saber escuchar y ser tolerantes.

Cuando expresamos un elogio o pronunciamos una palabra de aliento, establecemos con el otro una conexión empática que lo hace más receptivo. El elogio sincero es una validación. No se trata de adular para caer bien, sino de elogiar con inteligencia: descubrir una actitud, una cualidad buena en el otro y decírselo. La crítica sistemática aleja a las personas, mientras que el elogio inteligente las acerca.

En determinados momentos, las personas no necesitan consejos u opiniones, sino ser escuchadas. Estemos atentos a lo que el otro quiere y necesita decir sin emitir juicios. Escuchemos y evitemos contar que a nosotros nos pasa algo mucho peor.

Es común que cuando no entendemos algo que otros dicen o sienten, en lugar de preguntar suponemos su significado. En general, aquello que suponemos no coincide con la realidad. Si nos hacemos las preguntas a nosotros mismos y nosotros mismos nos damos la respuesta, es muy probable que nos equivoquemos porque percibimos las cosas tal y como las inventamos en nuestra mente. La solución es sencilla: no hagamos interpretaciones, preguntemos y escuchemos al otro.

También ocurre que en cualquier relación suponemos que los demás saben lo que pensamos, porque nos conocen y si los otros no hacen lo que esperamos, nos sentimos defraudados. Es necesario que digamos lo que queremos.

En un mundo donde la gente pierde la paciencia a la primera dificultad, donde un conflicto no motiva a pensar en un acuerdo sino a presentar una demanda, necesitamos aprender a llevarnos bien con los demás: con nuestros padres, con nuestra familia, con nuestros amigos…

El primer paso para crear buenas relaciones interpersonales es llevarnos bien con nosotros mismos. Es necesario tener una mentalidad optimista, una satisfacción con lo que somos y hacemos. Solo así podremos establecer relaciones sanas y productivas.

Somos seres libres. No tenemos que dominar a otras personas. Solo tenemos que dominarnos a nosotros mismos consiguiendo que la voluntad esté por encima de la impulsividad y así adquirir la habilidad de relacionarnos eficazmente incluso con quienes no piensan como nosotros, tienen una manera distinta de ver la vida y no están de acuerdo con nuestras creencias.

Si somos capaces de tender puentes, a través de ellos podremos dar y podremos recibir.

ENTRADAS RELACIONADAS EN ESTE BLOG:

Tender puentes

OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


jueves, 26 de enero de 2017

El plantador de dátiles

Fuente: “Déjame que te cuente” de Jorge Bucay.


En un oasis escondido entre los más lejanos pasajes del desierto se encontraba el viejo Elihau de rodillas, a un costado de unas palmeras datileras.

Su vecino Hakim, el acaudalado mercader, se detuvo en el oasis para que sus camellos abrevaran y vio a Elihau sudando mientras parecía escarbar en la arena.

— ¿Qué tal, anciano? La paz sea contigo.

— Y contigo –contestó Elihau sin dejar su tarea.

— ¿Qué haces aquí, con est e calor y esa pala en las manos?

— Estoy sembrando –contestó el viejo.

— ¿Qué siembras aquí, Elihau?

— Dátiles –respondió Elihau mientras señalaba el palmar a su alrededor.

— ¡Dátiles! –repitió el recién llegado. Y cerró los ojos como quien escucha la mayor estupidez del mundo con comprensión–. El calor te ha dañado el cerebro, querido amigo. Ven, deja esa tarea y vamos a la tienda a beber una copa de licor.

— No, debo terminar la siembra. Luego si quieres, beberemos...

— Dime, amigo. ¿Cuántos años tienes?

— No sé... sesenta, setenta, ochenta… No sé... Lo he olvidado. Pero eso, ¿qué importa?

— Mira, amigo. Las datileras tardan más de cincuenta años en crecer, y solo cuando se convierten en palmeras adultas están en condiciones de dar frutos. Yo no te estoy deseando el mal, y lo sabes. Ojalá vivas hasta los ciento un años, pero tú sabes que difícilmente podrás llegar a cosechar algo de lo que hoy estás sembrando. Deja eso y ven conmigo.

— Mira, Hakim. Yo he comido los dátiles que sembró otro, otro que tampoco soñó con comer esos dátiles. Yo siembro hoy para que otros puedan comer mañana los dátiles que estoy plantando... Y aunque solo fuera en honor de aquel desconocido, vale la pena terminar mi tarea.

— Me has dado una gran lección, Elihau. Déjame que te pague con una bolsa de monedas esta enseñanza que hoy me has dado. – Y, diciendo esto, Hakim puso en la mano del viejo una bolsa de cuero.

— Te agradezco tus monedas, amigo. Ya ves, a veces pasa esto: tú me pronosticabas que no llegaría a cosechar lo que sembrara. Parecía cierto, y, sin embargo, fíjate, todavía no he acabado de sembrar y ya he cosechado una bolsa de monedas y la gratitud de un amigo.

— Tu sabiduría me asombra, anciano. Esta es la segunda gran lección que me das hoy, y quizás es más importante que la primera. Déjame pues que pague también esta lección con otra bolsa de monedas.

— Y a veces pasa esto –siguió el anciano. Y extendió la mano mirando las dos bolsas de monedas —: sembré para no cosechar y, antes de terminar de sembrar, coseché no solo una, sino dos veces.

— Ya basta, viejo. No sigas hablando. Si sigues enseñándome cosas tengo miedo de que toda mi fortuna no sea suficiente para pagarte…


OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


sábado, 21 de enero de 2017

Confía en tu intuición

Fuente: “No te ahogues en un vaso de agua” de Richard Carlson.


¿Cuántas veces te has dicho a ti mismo, después de los hechos, “ya sabía yo que debería haber hecho eso”? ¿Cuántas veces sabes intuitivamente una cosa pero te convences de abandonar ese pensamiento?

Confiar en tu intuitivo corazón significa escuchar y confiar en esa queda voz interior que sabe lo que necesitas hacer, qué acciones deben ser emprendidas, o qué cambios son necesarios realizar en tu existencia.

Muchos de nosotros no escuchamos nuestra intuición por miedo y nos decimos cosas como: “Es imposible que eso sea correcto” o, “es imposible que yo haga eso”. Y, en cuanto permitimos que nuestra mente pensante entre en escena, nos convencemos de abandonar. Luego justificamos en favor de nuestras limitaciones, y nos quedamos con ellas.

Si puedes superar el miedo a equivocarte, si te dejas guiar por tu intuición, si puedes aprender a confiar en ella, tu vida se convertirá en la aventura mágica que está destinada a ser.

Confiar en la intuición es la manera de abrir los ojos y el corazón a tu más maravillosa fuente de saber y armonía.

Si no estás familiarizado con el acto de confiar en la intuición, empieza por reservarte un rato de tranquilidad para limpiar la mente y escuchar. Pasa por alto y descarta cualquier pensamiento habitual o derrotista que entre en tu mente. Si te encuentras con que aparecen en tu mente pensamientos poco usuales aunque afectuosos, toma nota de ellos y emprende la acción. Si, por ejemplo, sientes el impulso de escribirle a alguien a quien quieres o llamarle por teléfono, ponte en movimiento y hazlo. Si tu intuición te dice que necesitas aminorar la marcha o dedicarte más tiempo a ti mismo, procura que eso se haga realidad. Si te acuerdas de un hábito que requiere atención, préstale atención.

Descubrirás que cuando la intuición te transmita un mensaje y tú respondas con la acción, te verás recompensado con experiencias positivas, afectuosas. Comienza hoy mismo a confiar en tu intuición y verás un mundo de diferencias en tu vida.

OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


lunes, 16 de enero de 2017

Discrepancia y respeto

La siguiente anécdota se atribuye al filósofo francés Voltaire. Posiblemente sea apócrifa o, simplemente, inventada. En cualquier caso siempre me ha gustado y puede atribuirse a su personalidad.


Paseaba Voltaire junto a un amigo por la calle, cuando se cruzaron con una procesión precedida por un Cristo crucificado, motivo por el cual Voltaire se quitó el sombrero en señal de respeto.

– Os creía incrédulo en materia de religión– le dijo su acompañante, sorprendido por el gesto.

– Y lo soy– matizó Voltaire – Aunque no nos hablamos, Cristo y yo nos saludamos.

OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


miércoles, 11 de enero de 2017

Yo demandé al sistema educativo


El título de esta entrada es el del vídeo que incluye: “I just sued the school system”(Yo demandé al sistema educativo) de Richard Williams, más conocido por su nombre artístico Prince Ea. En él, acusa en un juicio al sistema educativo actual, nos muestra los valores que defiende y propone modelos alternativos que enseñen a las personas a sacar todo su potencial.

Prince Ea, es un cantante estadounidense de rap y un artista de lo que se denomina "spoken word" (palabra hablada): un tipo de actuación o representación, con un importante factor de improvisación, centrada en la palabra, la entonación y los gestos, en la que se mezcla el discurso narrativo con recursos poéticos (rima, juegos de palabras, repeticiones, etc.). Desde 2014 se dedica a crear vídeos, que reciben millones de visitas en YouTube, sobre temas como ecologismo, equilibrio, espiritualidad… inspirados en textos antiguos de sabiduría como el Tao Te Ching y el Bhagavad Gita.

Merece la pena ver el vídeo original, en inglés, por lo bien que suenan sus rimas. No obstante, para facilitar su comprensión, he insertado el vídeo excelentemente doblado al castellano por Hermoti.

El vídeo comienza con una frase muy interesante, aunque falsamente atribuida a Albert Einstein: “Todo el mundo es un genio. Pero si juzgas a un pez por su habilidad para trepar árboles, vivirá toda su vida pensando que es un inútil”. Tras el vídeo, os dejo una buena traducción aunque, eso sí, no es literal.




EL PUEBLO CONTRA EL SISTEMA ESCOLAR

- Señoras y señores del jurado, hoy juzgamos al sistema educativo actual porque no solo hace que los peces trepen árboles, sino que, además, les hace bajar y hacer una carrera de diez kilómetros.

Dime, escuela: ¿estás orgullosa de convertir a millones de personas en robots? ¿Te parece divertido? ¿Te das cuenta de la cantidad de niños que se identifican con aquel pez, nadando a contracorriente en clase, sin encontrar sus dones, pensando que son tontos, creyendo que son inútiles? Pues ha llegado la hora. No hay más excusas. Llamo a la escuela al estrado y la acuso de ser intelectualmente abusiva, de matar a la creatividad y a la individualidad. Es una institución antigua que ha sobrevivido a su uso. Así que si su señoría me lo permite, pasaré a presentar las pruebas de este caso.

- Proceda.

- Esto es un teléfono de hoy en día y esto un teléfono de hace ciento cincuenta años. Diferentes ¿no?

Sigamos. Aquí tenemos un coche actual y aquí un coche de hace ciento cincuenta años. Gran diferencia ¿verdad?

Pues fijaos: Esto es un aula de hoy en día y esto es un aula de hace ciento cincuenta años… ¿No es una vergüenza? En más de un siglo, no ha cambiado nada. Con estas pruebas debo preguntarle: ¿preparas a los estudiantes para el futuro o para el pasado?

He mirado tus antecedentes y muestran que fuiste creada para entrenar a la gente para que trabajara en fábricas, lo cual explica por qué organizas a los estudiantes en filas rectas, deben alzar la mano si quieren hablar y le dices lo que tienen que pensar. ¡Ah! y hacedle competir para conseguir un diez, un número que determina la calidad de un producto. Por eso se dice “esta carne está de diez “. Lo entiendo. En aquella época todo era distinto. Todos tenemos un pasado. Yo mismo no me libro de él. Pero hoy no necesitamos crear robots. El mundo ha progresado y ahora necesitamos personas que piensen de forma creativa, innovadora, crítica e independiente, con la habilidad de conectar.

Cualquier científico te dirá que no hay dos cerebros iguales y cualquier padre con dos o más hijos puede confirmarlo. Así que, por favor, explíqueme por qué trata a los estudiantes como si fueran un molde para hacer galletas o esas gorras que se venden en esa talla única, “universal” de mierda…

- ¡Cuidado con el lenguaje!

- Perdón señoría.

Si un doctor receta exactamente la misma medicina a todos sus pacientes, los resultados serían trágicos. Mucha gente enfermaría, pero, sin embargo, cuando se trata de la escuela, esto es exactamente lo que ocurre. Se trata de una negligencia educacional, donde un profesor se pone delante de 20 niños, cada uno con distintas necesidades, distintos dones, distintos sueños y posibilidades y les enseña las mismas cosas de la misma manera. Eso es horrible.

Señoras y señores, el acusado no debe ser absuelto. Este podría ser uno de los peores crímenes que jamás se hayan cometido… Y hablemos de la manera que trata a sus empleados.

- Protesto.

- Desestimada la protesta. Quiero escuchar esto.

- Es una vergüenza. Los profesores tienen el trabajo más importante del mundo y sin embargo, están mal pagados. No me extraña que los estudiantes no reciban lo acordado. Seamos sinceros, los profesores deberían cobrar tanto como los médicos, porque un médico puede realizar una cirugía de corazón a un niño y salvar su vida, pero un gran profesor puede alcanzar el corazón de ese niño y permitir que realmente viva.

Los profesores son héroes. Se les critica mucho, pero ellos no son el problema. Ellos trabajan en un sistema sin muchas opciones. Los currículos los hacen quienes crean las políticas, la mayoría de los cuales ni siquiera han enseñado en su vida y sacan pecho. Están obsesionados con los test estandarizados. Se creen que por hacer preguntas con respuestas múltiples podrán determinar el nivel de inteligencia. Es una locura. No es que lo diga yo… De hecho, Freederick J. Kelly, el hombre que inventó los test estandarizados, dijo: “Estos test están muy poco desarrollados para ser utilizados y deberían abandonarse”. Señores y señoras del jurado, si continuamos por este camino, los resultados serán letales.

No tengo mucha fe en la escuela, pero sí que tengo fe en las personas. Si podemos personalizar la sanidad, los coches y nuestras páginas de Facebook, tenemos que hacer lo mismo con el sistema educativo para actualizarlo y cambiarlo. Nuestra tarea es sacar lo mejor de todos y cada uno de los estudiantes.

¡Claro que las matemáticas son importantes!, pero no más que el arte o la danza. Démosle a todos los dones la misma oportunidad. Sé que esto parece un sueño, pero países como Finlandia están haciendo cosas impresionantes. Sus días de escuela son más cortos, los profesores ganan salarios decentes, los deberes son inexistentes y se enfocan en crear colaboración, en vez de crear competición. Pero lo mejor es que su sistema educativo rinde por encima de la de cualquier otro país en el mundo. Otros lugares, como en Singapur están teniendo éxito. Escuelas como las de Montessori, programas como los de la Khan Academy donde no hay soluciones únicas…

Los estudiantes solo son el 20% de nuestra población, pero son el 100% del futuro de nuestra generación... Así que ayudémosles a cumplir sus sueños y solo Dios sabe lo que podremos conseguir.

Este es el mundo en el que yo creo. Un mundo en donde los peces ya no estarán obligados a trepar árboles.

No tengo nada más que añadir. Es todo señoría.

OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


jueves, 5 de enero de 2017

No te canses de dar

Fuente. ¡Puedo superarme! de Bernardo Stamateas.


Nunca te canses de dar ni de hacer el bien a cuantos puedas. Lo que hacemos no es en vano. Toda acción que llevamos a cabo es una semilla que se va acumulando en nuestra cuenta con saldo a nuestro favor. Quizás de momento no veas el resultado del “dar”, pero a su tiempo cosecharás.

En la vida siempre hay un “de repente”. Todo lo que hayas hecho se activará a tu favor y “de repente” cosecharás lo que hayas sembrado día a día con cada acción de dar.

Da sin miedo a quedar vacío. Siempre que das, te vacías y estás listo para volver a llenarte con un aprendizaje nuevo que se sumará a lo que ya sabías.

Cuando demos algo, no esperemos a cambio gratitud o cariño. Hagámoslo sin esperar devolución, simplemente porque nos sentimos felices.

Sea cual sea tu lugar en la vida, no dejes de dar. Todo lo que seas capaz de dar no solo te será devuelto, sino que se convertirá en una herencia y un legado que habrás dejado a los otros.

OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE: