ÚLTIMAS ENTRADAS PUBLICADAS

viernes, 2 de marzo de 2012

Los muros mentales

Cuentos de Anthony de Mello


“Marco Polo”. Loreena McKennitt.

Había una vez un rico árabe que viajaba con su caravana por el desierto. A la hora de descansar, sus esclavos se encontraron con que solo tenían 19 estacas para atar a sus 20 camellos. Cuando le consultaron al amo, éste les dijo:

- Simulad que claváis una estaca cuando lleguéis al camello número 20 pues como el camello es un animal tan tonto, se creerá que está atado.

Así lo hicieron y a la mañana siguiente todos los camellos estaban en su sitio. El número 20 había permanecido sin moverse al lado de lo que se imaginaba una estaca.

Al desatarlos para marcharse, todos se pusieron en movimiento menos el número 20 que seguía sin moverse. Entonces el amo dijo:

-Haced el gesto de desatar la estaca de la cuerda pues aún se cree atado.

Así lo hicieron y el camello entonces se levantó y se puso a caminar con los demás.

Esta imagen puede ilustrar la estupidez humana cuando estamos programados por unos hábitos, por unos gestos determinados, por la costumbre… y somos incapaces de ver y decidir por nosotros mismos.

* * *

Un oso recorría constantemente, arriba y abajo, los seis metros de largo de la jaula.

Cuando al cabo de cinco años quitaron la jaula, el oso siguió recorriendo arriba y abajo los mismos seis metros como si aún estuviera en la jaula.

…Y para él lo estaba.

Los muros que nos aprisionan son mentales, no reales.


ENTRADAS RELACIONADAS EN ESTE BLOG:

- La jaula interna
- El elefante encadenado

OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada